RSS

Archivo de la etiqueta: Alcibíades

La fragilidad de Alcibíades.

La acción del Banquete transcurre en medio de esta biografía; el diálogo considera las cuestiones que la vida de Alcibíades plantea a nuestra reflexión sobre el amor y la razón. Sin duda, Alcibíades es uno de los principales personajes de la obra; muchos detalles de su biografía son recogidos explícitamente en el discurso que pronuncia ante los demás convidados. Pero en el diálogo se apuntan también otros signos más sutiles. Un hombre al que mató una flecha hablará de las palabras de amor como saetas o rayos que hieren el alma (219b). Un hombre que estigmatizó la flauta por ser un instrumento indigno de hombres libres, se pintará a sí mismo como esclavo de la música fascinante que nace de la flauta de cierto sátiro (215b-d, 213c, 219c). Un hombre que mutilará estatuas sagradas compara el alma de Sócrates con un conjunto de estatuas de divinidades y habla de la injusticia de hacer desaparecer, o mutilar, las virtudes socráticas (213e, 215b, 216d, 217e, 222a). Un hombre que profanará los misterios somete a proceso al iniciado en la religión mistérica del éros. Estas conexiones indican que hemos de leer el diálogo sobre el fondo de la vida legendaria de este personaje, reviviendo la fascinación ateniense por Alcibíades.

Martha C. Nussbaum, La fragilidad del bien, Visor, p. 230

Anteriores post relacionados:
Bibliografía para el “elogio de Sócrates” de Alcibíades en El Banquete, 08-03-2011.
La belleza de Agatón, 10-05-2011.
Platón, el pederasta, 09-02-2012.

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

Notas preliminares sobre el “elogio de Sócrates”.

–El diálogo entero está presentado en un complicado aparato narrativo cuya importancia no hay que desestimar. Uno de los rasgos que lo caracterizan es el énfasis por la presencia de la figura del narrador «último», es decir, el «testigo» de las conversaciones.

–La intervención de Alcibíades inaugura la parte «dionisiaca» –llamemosla así– de El Banquete, en contraposición al bloque «apolineo» –por seguir con la imagen– precedente, compuesto por los discursos de los asistentes. La seriedad y la moderación rigen los últimos, la desmesura y el carácter lúdico a la primera. No sólo la llegada de Alcibiades tiene un tono «cómico», también al finalizar el «elogio» los allí presentes estallan en risas (cfr. la risa de Glaucón en La República).

–El «elogio» es una caracterización, un intento de mostrar aquello que es el elogiado. En este caso, la figura es Sócrates, no sólo el que acaba de hablar, que también, sino el «personaje» que pone en marcha el proceso del diálogo. En cierto modo, aquí se habla del diálogo mismo. De hecho, los lógoi sokratikoí son indistintamente los «discursos» o «conversaciones» de Sócrates y los «escritos» socráticos.

–La «ruptura» que es con respecto al curso que el diálogo ha seguido hasta ahí ha de relacionarse con la «quiebra» que produce el «centro» del diálogo, el discurso de Sócrates contando las palabras de Diotima. Este discurso es un lógos socrático, también. Es preciso aplicar a este discurso, no menos que a la noción de diálogo, las palabras de Alcibiades sobre los lógoi sokratikoí.

–Algunas imágenes que aparecen son negativamente especulares con respecto a la situación de Alcibiades: la «música» socrática, que contrasta con el «jolgorio» de Alcibiades, la no-ebriedad socrática, etc. Hay que ver qué tiene esto que ver con la figura «amante» / «amado» y su aparente inversión en la anécdota de la «trampa» de Alcibiades.

–M. Narcy («Socrate nel discurso di Alcibiade») señala que hay, al menos, dos comparaciones importantes en el «elogio», la de Sócrates como sileno y la de Sócrates como Marsias el sátiro. La imagen del sileno señala una distancia «interna» a la presencia de Sócrates que es interpretada por Alcibiades como la yuxtaposición de dos «planos», digamos «apariencia» y «realidad», englobantes bajo la actitud de «ironía».

–La comparación con Marsias va de la mano de que sus lógoi son como las melodias del sátiro y que la actitud socrática comporta cierta hýbris. Narcy lee aquí cierta prolepsis, en el sentido de que Marsias es un hybristés al enfrentarse a Apolo, que termina despellejándole, y Sócrates realiza su labor de servicio al dios, tal como explica en la Apología, al tratar de refutar el oráculo, con las consecuencias que todos sabemos.

–¿Cómo ha de tomarse el «elogio»? Alcibiades señala que se ha tornado «reproche». Narcy dice que Alcibiades presenta una figura de Sócrates que no se corresponde con la que aparece en los diálogos –aunque sí estaría en Jenofonte, por lo que resultaría ser una determinada «interpretación» del «maestro» que Platón estaría intentando combatir–, aunque apoya mucho su lectura en el carácter rechazable de la figura de Alcibiades.

Anteriores post relacionados:

Bibliografía para el “elogio de Sócrates” de Alcibíades en El Banquete, 8-3-2011.

 

Etiquetas: , , ,

Bibliografía para el “elogio de Sócrates” de Alcibíades en El Banquete.

Texto Fuente:

Banquete, 212b-223b.
(Una parte la he traducido aquí.)
Texto en griego: Perseus.

Bibliografía Secundaria:

J. Anton, «The Secret of Plato’s Symposium», Southern Journal of Philosophy 12:3 (1974), 277-293.

H. H. Bacon, «Socrates crowned», Virginia Quarterly Review, 35:3 (1959), 415-430.

E. Belfiore, «Dialectic with the Reader in Plato’s Symposium», Maia 36 (1984), 137-149.

D. Clay, «The tragic and comic poet of the Symposium», Arion 2 (1975), 238-261.
D. Clay, «Plato’s first words», en: F. M. Dunn & Th. Cole (eds.), Beginnings in classical literature, Cambridge: Cambridge UP, 1992, pp.113-129.
D. Clay, Platonic questions. Dialogues with the silent philosopher, Pennsylvania: The Pennsylvania State UP, 2000.

M. Dixsaut, Le naturel philosophe. Essai sur les Dialogues de Platon, Paris: J. Vrin, 1985.

K. J. Dover, «Eros and Nomos (Plato, Symposium 182a-185c)», Bulletin of London Institute of Classical Studies (BICS) 1 (1964), 31-42.
K. J. Dover, Homosexualidad griega, Barcelona: ElCobre, 2008.

M. Foucault, Historia dela sexualidad. 2: El uso de los placeres, Buenos Aires: Siglo XXI, 2003.

S. Halliwell, «The theory and practice of narrative in Plato» en: J. Grethlein & A. Rengakos (eds.), Narratology and interpretation: the content of narrative form in ancient literature, Berlin-New York: De Gruyter, 2009, pp. 15-41.

D. M. Halperin, «Plato and Erotic Reciprocity», Classical Antiquity 5:1 (1986), 60-80.
D. M. Halperin, «Plato and the Erotics of Narrativity», en: N. D. Smith (ed.), Plato. Critical Assessments. Volume III. Plato’s Middle Period: Psychology and Value Theory, New York-London: Routledge, 1998, 241-272. (También en: Oxford Studies in Ancient Philosophy, supl. vol. (1992), 93-129.)

W. A. Johnson, «Dramatic frame and philosophic idea in Plato», The American Journal of Philology, 119:4 (1998), 577-598.

S. Lowenstam, «Paradoxes in Plato’s Symposium», Ramus. Critical Studies in Greek and Roman Literature 14:2 (1985), 85-104.

E. E. Marí, El Banquete de Platón. El Eros, el vino, los discursos, Buenos Aires: Biblos, 2001.

F. Martínez Marzoa, El saber de la comedia, Madrid: A. Machado, 2005.
F. Martínez Marzoa, Muestras de Platón, Madrid: Abada, 2007.

Th. Ménissier, Eros Philosophe. Une interprétation philosophique du Banquet de Platon, Paris: Kimé, 1996.

M. Migliori, «Tra polifonía e puzzle. Esempli de rilettura del “gioco” filosófico di Platone», en: G. Casertano (ed.), La struttura del dialogo platónico, Napoli: Loffredo, 2000, 171-212.

K. A. Morgan, «Plato» en: I. J. F. De Jong, R. Nünlist & A. Bowie (eds.), Narrators, Narratees, and Narratives in Ancient Greek Literature. Studies in Ancient Greek Narrative, Volume One, Leiden-Boston: Brill, 2004, pp. 357-376.

M. Narcy, «Socrate nel discorso di Alcibiade (Platone, Simposio, 215a-222b» en: L. Rossetti & A. Stavru (eds.), Socratica 2005. Studi sulla letteratura socratica antica presentati alle Giornate di studio di Senigallia, Bari: Levante editori, 2008, 287-304.

A. W. Nightingale, «The Folly of Praise: Plato’s critique of encomiastic discourse in the Lysis and Symposium», Classical Quarterly 43 (1993), 112-130.

M. Nussbaum, The Fragility of Goodness: Luck and Ethics in Greek Tragedy and Philosophy, Cambridge: Cambridge UP, 1986. (Hay traducción española en Visor.)

J. L. Pardo, La regla del juego. Sobre la dificultad de aprender filosofía, Barcelona: Galaxia Gutenberg, 2004.

P. Peñalver Gómez, Márgenes de Platón. La estructura dialéctica del diálogo y la idea de exterioridad, Murcia: Universidad de Murcia, 1986.

G. Reale, Eros, demonio mediador. El juego de las máscaras en el Banquete de Platón, Barcelona: Herder, 2004.

S. Rosen, Plato’s “Symposium”, New Haven CT: Yale UP, 1987.

K. Sharp, «Socratic discourse and the second person in Plato: three inside views», en: L. Rossetti & A. Stavru (eds.), Socratica 2005. Studi sulla letteratura socratica antica presentati alle Giornate di studio di Senigallia, Bari: Levante editori, 2008, 265-286.

H. Tarrant, «Orality and Plato’s narrative dialogues», en: I. Worthington (ed.), Voice into text. Orality & Literacy in Ancient Greek, Leiden-New York-Köln: Brill, 1996, p. 129-147.

R. Velardi, «Scrittura e tradizione dei dialoghi in Platone» en: G. Casertano (ed.), La struttura del dialogo platonico, Napoli: Loffredo, 2000, pp. 108-139.

P. H. Von Blanckenhagen, «Stage and Actors in Plato’s Symposium», Greek, Roman and Byzantine Studies 33:1 (1992), 51-68.

Otras bibliografías:

La noción de dialéctica en Aristóteles.

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: