RSS

La experiencia moderna del mundo y el surgimiento de la física matemática.

22 Jul

«Al final de la Edad Media, la crisis de la escolástica, que presenta un cuadro tan abigarrado y confuso, ofrece a los ojos de los hombres que han vuelto a habitar las ciudades un mundo completamente nuevo y nunca visto, liberado del tejido del lógos que recubría el ser: todo aquello que la metafísica había declarado indiferente, inesencial y no-inteligible, dominio impertinente de la experiencia, se muestra ahora en su exuberancia como lo auténticamente real; lo accidental-sensible, que había quedado “reprimido” y expulsado del campo visual bajo el límite inferior, sale despedido de la caja de Pandora de la metafísica y llena el mundo.
»De esta forma comprendemos algunos datos históricos significativos: por ejemplo, la noción de sustancia que circula entre los fundadores del empirismo británico: según Locke, un no-sé-qué irracional (incognoscible); para Berkeley, al menos como materia, una nada inexistente, un fantasma intelectual; según Hume, un término sin correlato empírico y, por tanto, carente por completo de significado. La sustancia ha dejado de reinar en el orden de los conceptos. Comprendemos también por qué Descartes se negará a proceder “aristotélicamente” (arborescentemente) para definir la esencia del hombre: teme caer en ese mar ilimitado de accidentes en el que la razón se ahoga. Lo aristotélico cae en desprestigio, pues ahora se siente a Aristóteles –y a su imaginación desbordada– como causa remota del desorden en que se ha sumido el mundo y de las dificultades que obstruyen el conocimiento. Lo real, liberado del mapa inteligible, a cuyo trazado ya no responde, parece ofrecerse en cambio a una experiencia que se esfuerza en vano por ordenarlo. La ciencia moderna hará el primer intento por instaurar un nuevo orden, armada de una cartografía que ya no obedece a las reglas lógico-gramaticales de las categorías del pensar griego clásico, sino a las leyes matemático-geométricas que son el nuevo código en el que la naturaleza está cifrada».

J. L. Pardo, La Metafísica. Preguntas sin respuesta y problemas sin solución, p. 86-87.

Anteriores post relacionados:
La prejuiciosa autosuficiencia de la Ilustración, 02-03-2011.
Griegos y modernos, 15-04-2011.
Política y metafísica en Grecia y el Helenismo, 19-07-2011.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en julio 22, 2011 en Aristotelica, Materiales, Modernidades

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: