RSS

Ironía retrospectiva (Halperin).

05 Abr

La forma composicional, elaborada y bizarramente compleja, del Banquete puede ser considerada en al menos dos maneras que no refieren directamente a las doctrinas filosóficas enunciadas en el diálogo. Primero, la elección platónica del marco histórico y su colocación de las distintas conversaciones separadas temporalmente unas de otras crea una ironía retrospectiva: al conceder al lector más conocimiento de lo que la vida les tiene reservado a los interlocutores que el que cualquiera de ellos posee en cualquier momento, Platón imparte a sus palabras un significado del que ellos mismos no son conscientes.

David M. Halperin, «Plato and the erotics of narrativity» (en: N. D. Smith (ed.), Plato. Critical assessments, vol. III, New York-London: Routledge, 1998), p. 246. Sub. mío.

PD:

Y además hay una ironía platónica que, en la visión reveladora retrospectiva del poeta trágico, nos hace darnos cuenta de que, incluso en su versión más lúcida, el Sócrates platónico no podría apreciar completamente el sentido de sus propias palabras y de que la pretensión socrática de ignorancia está en algún sentido justificada. Sócrates no acababa de entender a Sócrates.

Diskin Clay, Platonic questions. Dialogues with the Silent Philosopher, Pensilvania: The Pensilvania State UP, 2000, p. 76. Sub. mío.

Anteriores post relacionados:
Autor (textual) y narrador, 8-03-2011.
Platón y Sócrates. El punto de vista del lector, 9-03-2011.
Prolepsis de la muerte de Sócrates, 21-03-2011.
Sócrates cómico, 24-03-2011.

Anuncios
 

Etiquetas: , , ,

2 Respuestas a “Ironía retrospectiva (Halperin).

  1. JoseAngel

    abril 10, 2011 at 8:34 pm

    Bonita manera (y no es irónico) de demostrar que el Sócrates de Platón no es Platón. Lo malo es que, si no me equivoco, lo mismo puede aplicarse al propio autor Platón, o a cualquier autor… no se entiende (totalmente) a sí mismo, o no se entiende de la manera en que lo entenderemos nosotros, retrospectivamente, o (por quedarse más cerca) no se entiende como él mismo se entenderá en sus obras posteriores (que nosotros sí conocemos).

     
  2. Efímero

    abril 11, 2011 at 5:37 pm

    Claro, pero con esos anclajes diferentes nos las vemos con unidades distintas, ¿no? Quiero decir: no es lo mismo la unidad “obra” o “texto” que la unidad “autor” o “pensamiento de un autor”.
    Aunque, claro, si nos ponemos “metafísicos” (o unamunianos) podemos ponernos a pensar que somos personajes de una obra más amplia, y que leer esta entrada, y comentarla, es a su vez una ironía divina…

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: