RSS

El nominalismo, por Ferlosio.

05 Mar

El inglés Guillermo de Occam, fraile franciscano, que fue la máxima y más radical autoridad de la facción nominalista, por mucho que filosofase todavía en latín –donde no se da un problema exacto de con / sin artículo, sino la inestable situación medieval que fue arreglándose con demostrativos, hasta que los romances desarrollaron y estabilizaron el suya a partir de «ille»–, bien pudo ser influido por su lengua materna al afeitar con su navaja –demasiado afilada a mi entender, para reseguir con la destreza y suavidad del buen barbero la superficie de nacimiento de las barbas, sin hacer cortes en el cutis del modelado y modulado rostro de las cosas–, entre otras muchas disticiones, también, expresamente, la que media entre la suppositio materialis y la supossitio simplex, asunto decisivo en la secular –y aún hoy, cosa que nadie se atreve a confesar, cobardemente sobreseída, pero no resuelta– querella entre realistas y nominalistas. Occan sirvió en franciscana escudilla de madera, que al cabo resultaría ser bandeja de oro, al positivismo y al individualismo liberal precisamente la filosofía que necesitaban, hasta la extrema indigencia mental de una presunta sociología que dice: «¿La sociedad?, ¿dónde está eso? Yo no veo más que individuos».

Rafael Sánchez Ferlosio, El alma y la vergüenza, Destino, pp. 210-211

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 5, 2011 en Materiales, Modernidades

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: